Checklist para emprendedores

Cuando vamos a emprender, por lo general, lo primero que tenemos en el radar es el capital, el diseño o marketing, los colaboradores y cómo vamos a comercializar o vender nuestros productos o servicios, a veces estamos pensando también -erróneamente- que es lo que vamos a gastar con las primeras ventas.



Lo que menos nos preocupa, o siempre dejamos al último, son los aspectos legales de nuestro emprendimiento, se nos hace fácil pues, por nuestra arraigada cultura del no pasa nada.

Pero surge algo aún más preocupante, cuando al emprendedor se le hace fácil ser jugarle a ser su propio abogado, incluso más preocupante que el hecho de no haber hecho nada. Esto sucede cuando por ejemplo cuando un emprendedor tiene algunas de las siguientes creencias, derivadas del no pasa nada:

· Puedo usar esta marca sin el permiso de los titulares

· Bajar un contrato machote de internet y cambiarle los nombres

· Hacer depósitos ilimitados a mi cuenta o de terceros

· Pedir datos a mis clientes sin tener aviso de privacidad

· No firmar contratos con mis proveedores al cabo son mis cuates

· Los que me ayudan son mi familia no ocupo hacerles contrato

· Voy a vender o prestar servicios en línea sin especificar los términos y/o condiciones


En el camino básico del emprendedor debes blindarte y asegurarte de tener en regla lo siguiente:

· Alta ante del SAT (persona física ahora RESICO por ejemplo)

· Constituir tu empresa (si fuese el caso y tener actas de asambleas)

· Contabilidad al corriente (estrategias fiscales)

· Registro de marca (para tu producto o servicio)

· Contrato individual de trabajo (si tienes colaboradores)

· Contrato prestación de servicios profesionales (proveedores)

· Aviso de privacidad (para tu página web o comercio)

· Convenio de confidencialidad (para tus colaboradores)

Los instrumentos o trámites anteriormente señalados, en primera instancia parecen ser cuestiones menores pero, cuando no se cuida ni se prevén terminan siendo una pesadilla para los emprendedores.

Recuerda que contratar a un abogado nunca será un gasto, sino una muy buena inversión. Con gusto podemos asesorarte.



225 visualizaciones0 comentarios